Navigation – Plan du site
Chemins de traverses mémoriels et fabrique des médiations

La Saga de Camelia la Texana. La mujer en el narco y en el narcocorrido

The saga of Camelia the Texan. The woman in drug trafficking and "narcocorridos"
La saga de Camelia la Texane. La femme dans le trafic de drogue et les “narcocorridos”
Salvador Bernabéu Albert

Résumés

Au cours des dernières décennies, les femmes sont devenues plus présentes dans le monde du trafic de drogue, occupant des fonctions diverses bien que sans grandes responsabilités au sein d’organisations criminelles blindées de par leur structure machiste. La première partie de ce travail analyse le rôle des femmes dans les “cartels”, de la vente au détail au blanchîment d’argent, et enfin, pour une période plus récente, des rôles plus violents en tant que sicaires ou recourrant à la torture. Dans un deuxième temps est étudié le reflet de ces activités dans les “narcocorridos”, genre musical apprécié des trafiquants lorsqu’il s’agit de valoriser leurs héros et leurs faits d’armes. Les changements les plus récents intervenus dans la diffusion et la consommation de cette musique sont également abordés, de même que les nouvelles compositions. De plus en plus agressives et sanguinaires, celles-ci offrent l'image d'un pays en proie à l’extorsion, à la corruption et à la violence sans discernement.

Haut de page

Entrées d’index

Index chronologique :

XXe siècle, XXIe siècle, 1970-2016

Indice de palabras clave :

narcotráfico, género, violencia, música, frontera, méxico
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1La presencia creciente de la mujer en todos los ámbitos del universo narco es una de las novedades más importantes de las últimas décadas en el crimen organizado. Sin duda, las féminas siempre han estado vinculadas al narcotráfico desde sus comienzos, aunque sus papeles estaban delimitados a unas cuantas actividades de menor importancia, además de los lazos familiares y afectivos. Sin embargo, las mujeres estaban vetadas, salvo raras excepciones, para los principales puestos de decisión y ejecución, tanto a nivel local como internacional. No obstante, las cosas han cambiado, sus responsabilidades se han diversificado y las féminas, finalmente, han incursionado en campos que antes sólo estaban reservados a los hombres (VALDÉS, 2013, 361-429).

2El número de mujeres involucradas en el narcotráfico no deja de aumentar, lo que ha provocado la alarma de las autoridades mexicanas, las asociaciones feministas y la sociedad en general, quienes han expresado su preocupación por este fenómeno en diversos foros, pues todo apunta a que va en alza. Las crónicas periodísticas, las notas policiales, los informes oficiales, el número de mujeres en las cárceles por delitos relacionados con el narco, las estadísticas de los organismos oficiales y los libros dedicados al tema, en el que se recogen testimonios orales de diversas mujeres en prisión o perseguidas, nos ofrecen un balance muy inquietante. En un mundo tan hermético como el del tráfico de sustancias ilícitas y la violencia que lo acompaña es difícil conocer el número exacto, el papel y las causas de las mujeres que optan por participar en el universo narco. Pero podemos apuntar algunas como el anhelo de ascenso social, gracias a un negocio considerado durante décadas como fácil y muy rentable, la presión ejercida por las deudas y las amenazas, la herencia familiar, las relaciones sentimentales con algún narco, o la desaparición de los mismos por muerte, deserción o entrada en prisión, que ocasiona la falta de recursos y protección, etcétera.

El protagonismo creciente de las mujeres en las sociedades criminales, así como su visibilidad, ha acompañado a la violencia generalizada en el país en las últimas décadas, los macabros asesinatos, la impunidad extendida, la aparición de nuevos cárteles, la intensificación de las guerras internas, la intromisión de los narcotraficantes en los medios políticos, judiciales, militares y policiales, y, en definitiva, al nacimiento de una sensación de que todo un país está secuestrado por los narcos y las narcas, sus sicarios y extorsionadores (SANTAMARÍA, 2012). En una entrevista del periodista Julio Scherer a Sandra Ávila Beltrán, apodada La Reina del Pacífico, declaró : “La sociedad narca, enloquecida como es, frecuentemente, enloquece. Un día el cielo de la vida amanece negro y al día siguiente se torna azul. No se discute con palabras. Se discute de otra manera : la violencia, el poder, la vida que muchos se juegan al día a día, genera la enfermedad de las suspicacias, del miedo y de la muerte.” (SCHERER, 2009, 40-41).

La mujer en el negocio : del narcomenudeo a las jefas de cártel

3Para comprender el fenómeno en toda su complejidad, debemos de analizar los diversos escalafones en donde las mujeres trabajan al servicio de los cárteles de la droga mexicanos. Uno de los más extendidos es el del narcomenudeo : le venta de pequeñas cantidades de marihuana, cocaína, opio, anfetaminas, cristal u otros estupefacientes (ZAMUDIO, 2012). La mujer pasa más desapercibida y emplea pequeños negocios, como boleras, puestos de abarrotes, taquerías, puntos de venta de comidas ambulantes o incluso su propio domicilio para distribuir la droga entre los consumidores, bajo la atenta mirada de los jefes o de las jefas de cédula o de barrio. En general, las féminas se ocupan también de cocinar la cocaína pura, esto es, mezclarla con otros ingredientes para sacar más beneficios, principalmente con anestésicos, aspirinas, cafeína o harina. Madres, hermanas, novias, estudiantes, etcétera, se emplean a diario en estas tareas para sacar lo suficiente para comer y malvivir. Pero ha llamado la atención la participación de ancianas de muy avanzada edad, llamadas narcoviejitas, como “La Güera Rusa”, que fue detenida en San Martín Texmelucan (Puebla), en noviembre de 2016, portando dos kilos y medio de mariguana y varios envoltorios de cocaína. Por dinero o para ayudar a sus parejas y familiares, las mujeres son también las principales introductoras de drogas en las prisiones, negocio muy peligroso pues la legislación mexicana lo pena con hasta diez años de cárcel.

4Otra colaboración tradicional de las mujeres con los narcotraficantes es la de servir de porteadoras de cargas ilícitas o del dinero generado por su venta. En este apartado hay una gran diferencia en el rol jugado : mujeres que acompañan a sus maridos para facilitar el transporte, las féminas que asumen de forma solitaria los riesgos de la conducción y la entrega en otro estado mexicano o al otro lado de la frontera con los Estados Unidos (y cuyo reconocimiento en las organizaciones es más notable), las mulas, ocasionales o no, que llevan escondidas pequeñas cantidades de droga o dinero, o aquellas féminas que, relacionadas con la cúpula de la organización, se dedican a pagar el suministro de polvo blanco a los cárteles colombianos, volando a Bogotá con miles de dólares escondidos en sus ropas de marca y costosas joyas. De forma paralela, estas féminas también se emplean en lavar el dinero generado por los negocios ilícitos, adquiriendo casas, coches y predios rurales a uno y otro lado de la frontera, y regentando hoteles, comercios, farmacias, complejos de ocio, casas de cambio o de apuestas, etcétera, que proporcionan grandes beneficios a las asociaciones criminales. Sin duda, la mujer más famosa en transportar y lavar el dinero de los últimos años ha sido la citada Reina del Pacífico, cuya dimensión mediática ha crecido gracias a la novela La Reina del Sur, del académico español Arturo Pérez-Reverte (PÉREZ-REVERTE, 2002), quien se inspiró en su vida y leyenda (RONQUILLO, 2008).

  • 1 Hija de María Luisa Beltrán Félix y Alfonso Ávila Quintero, nació el 11 de octubre de 1960 en Baja (...)
  • 2 Los Tucanes de Tijuana: “Fiesta en la sierra”. Universal Music, 2004. También El Komander la descri (...)

5Sandra Ávila Beltrán cambió de nombre, marido y localidad según las circunstancias, y construyó una red de servicios para los capos, transportando los pagos del contrabando. Sus relaciones sentimentales le van marcando un nefasto destino : su primer marido, un comandante de la Policía Judicial Federal, y el segundo, comandante del ya desaparecido Instituto Nacional para el Combate a las Drogas, de nombre Rodolfo El Zurdo López Amavizca, se pasaron al narco y fueron ejecutados por sicarios, este último mientras convalecía en un hospital de Hermosillo (Sonora). Sandra, operadora del cártel de Sinaloa, al que estaba unida por lazos familiares, contrataba a mujeres elegantes para que llevaran fuertes sumas de dólares a los narcos colombianos. El 28 de septiembre de 2007 fue apresada en San Jerónimo (México D.F.) junto a Juan Diego Espinosa Ramírez, El Tigre, un colombiano traficante de cocaína. En su declaración dijo que se dedicaba a rentar casas y a la venta de vestidos y objetos de lujo. La justicia mexicana la acusó de delincuencia organizada, lavado de dinero y de conspiración para el tráfico de drogas1. Los Tucanes de Tijuana, en el corrido Fiesta en la sierra, de 2004, donde se cuenta el cumpleaños de un gran jefe, con políticos y otros narcos fugitivos de la ley, hacen aparecer a Sandra Ávila cuando ya no se esperaba a nadie. Entonces, de un helicóptero : “Se baja una bella dama con cuerno y camuflagiada./ De inmediato el festejado supo de quién se trataba/ era la famosa reina del Pacífico y sus playas/ esa grande del negocio/ una dama muy pesada”2.

  • 3 ElPaís.com, Redacción de El País, “¿Quién es Sandra Ávila, la llamada 'Reina del Pacífico'?”, 16 de (...)

6Otras composiciones, artículos y libros también sirvieron para labrar su mito, pues, para los investigadores y expertos en tráfico ilícito, sus relaciones familiares o laborales fueron de gran importancia, si bien no tuvo la influencia en el narcotráfico que el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) declaró tras su mediática captura, que muchos consideraron como un golpe de efecto al inicio de la declarada guerra al narco del fallido presidente. No obstante, la vida de Sandra Ávila Beltrán fue y seguirá siendo muy atractiva para los medios informativos por su porte desafiante, modales vanidosos, altivez, currículum amoroso sin parangón, una vida de lujo antes de ser detenida, etcétera. Un colombiano arrepentido, confesó a los policías americanos : “La conocí, era una mujer pantalonuda. Brava, le gustaba tomar tequila y decía muchas groserías, cualquier cosa y te mandaba para la chingada. Tenía los gustos de todos los que se meten en ese mundo, pero de ahí a decir que era una gran narca, como Grisela Blanco, hay mucho trecho”3. No obstante, la realidad y la ficción se mezclaron en la construcción de la narca modelo, quien sigue dando muchos titulares por su exagerada vida (la cárcel no le impidió seguir con sus costumbres, como ponerse botox cada cierto tiempo) o sus declaraciones incendiarias : “La vida son los amores, las conversaciones, los sentimientos, los malos días, los buenos. Parte de mi vida ha transcurrido en una sociedad narca. Yo no la inventé. Este gobierno y los anteriores, tampoco, pero su corrupción ha dado fuego al fuego de la droga.” (SCHERER, 2009, 86-87)

7El último amante de la Reina del Pacífico, Juan Diego Espinosa, alias El Tigre, dominaba junto a sus socios, los Beltrán Leiva, los estados de Jalisco, Colima, Sonora, Sinaloa, Quintana Roo y el Distrito Federal. Aquí proveían de drogas al llamado cártel de Nezahualcóyotl, que dirigió hasta el año 2002 doña Delia Patricia Buendía, conocida entre los narcos como Ma Baker (en honor a la gánster Arizona Baker). Con las enormes ganancias de la droga compraron la Arena de Luchas Nezahualcóyolt, que remozaron y que servía de tapadera al negocio de la droga hasta que el grupo criminal fue apresado. En la adquisición del inmueble, que fue construido en 1961 para fomentar el deporte y evitar el vicio, tuvieron de socios a su abogado y a Carlos Morales, ex-agente de la Policía Judicial del Estado de México (CAPORAL, 2009).

  • 4 La vida de Laura Zúñiga Huizar (Culiacán, Sinaloa, 1985) inspiró la película Miss Bala, de gran éxi (...)

8Los narcos mexicanos, principalmente los del estado de Sinaloa, cuna de la mayoría de los fundadores de los cárteles más importantes, sintieron una gran atracción por las reinas de la belleza tanto locales como estatales (Santamaría, 2014). La lista de mises y reinas convertidas en sus mujeres y amantes es numerosa. Miss Jalisco 1970, Irma Lizette Ibarra Navejath, quien mantuvo relaciones con algunos capos, fue asesinada el 29 de julio de 1997 cuando, presuntamente, iba a dar información sobre las conexiones entre el ejército mexicano y algunas organizaciones dedicadas al tráfico de estupefacientes. Otro caso famoso fue la detención de María Dolores Camarena González, Señorita Chihuahua 1980, en los Estados Unidos, acusada de lavar dinero. Pero, sin duda, el arresto más aireado ha sido el de Laura Zúñiga Huizar, Nuestra Belleza Sinaloa 2008, que fue detenida en Guadalajara cuando viajaba en compañía de varios sicarios que portaban 53.000 dólares y varias armas. En su defensa, la miss declaró que fue secuestrada por su novio Ángel Orlando García Urquiza, nuevo líder del cártel de Juárez desde la detención en noviembre de 2005, por miembros de la Procuraduría General del Estado, de su hermano Rodrigo, alias El Doctor4. Pero, sin duda, más trágico fue el destino de María Susana Flores Gámez, de 22 años y ganadora del concurso Mujer Sinaloa 2012, que fue abatida antes de acabar su reinado por los disparos del ejército en un enfrentamiento con un grupo de narcos, entre los que se encontraba su novio. El narco y la belleza, dos aliados peligrosos que han convivido desde mediados del siglo XX. En Culiacán, cuando una mujer es muy bella, se dice “que huele a pólvora”.

9Esposas, amantes y admiradoras del universo narco, todas siguen unos patrones de moda muy parecidos que han sobrevivido al paso de los años, pues los artículos más exclusivos, generalmente importados, se añaden a unas prendas y a una fisonomía “norteña” (amplias caderas, pelo largo negro, tez blanca, etc.), que recuerdan el origen rural de los primeros traficantes, sus esposas e hijas, quienes bajaban de la sierra con una indumentaria inconfundible (sombrero, camisa de cuadros, pantalón vaquero, cinturón con hebilla resplandeciente y botas altas) y una protuberancia en el cuello (bocio prominente) por problemas con la glándula tiroidea, por lo que fueron bautizados como buchones, y sus mujeres como buchonas, nombre con el que se conoce hasta la fecha a las féminas que andan con narcotraficantes. Sin embargo, dentro de este grupo de mujeres que participan de las grandes riquezas generadas por los negocios de los cárteles hay que distinguir a las que pertenecen a las familias o trabajan para la asociación criminal en uno de sus múltiples escalones, de las que son contactadas para acompañar a los narcos en sus fiestas y exhibiciones públicas, aunque algunas de ellas puedan cambiar su condición al entrar a formar parte, por casamiento o por responsabilidades, de la organización (VALDEZ, 2009).

10En un mundo donde fluye el dinero y el lujo, y los objetos y acciones extravagantes son señas de identidad de los narcos de todo pelaje, aparecen y se reproducen con gran celeridad, junto a la camioneta último modelo, los felinos exóticos y los relojes exclusivos, las amantes y las bellas mujeres de compañía que reciben el apodo de narcobarbies, adictas a la ostentación y a la cirugía estética. Mujeres espectaculares que son utilizadas por los líderes de los cárteles para reafirmar y visualizar su poder. En el narcocorrido “El jefe”, Los Tucanes de Tijuana cantan : “No sufre por las mujeres/ la que le gusta se lleva/ nomás retumba la banda/ es que ya trae otra nueva.”

11 Sin embargo, pocas son las mujeres que llegan a lo más alto de la asociación criminal. En los pocos casos conocidos, las féminas han ido escalando puestos generalmente por la muerte o entrada en la cárcel de sus maridos, amantes o hermanos. Así le ocurrió a Elizabeth Rodríguez Griego, quien sucedió a su amante, Luis Antonio Sánchez Verín, al frente de una cédula de Gente Nueva, brazo armado del cártel de Sinaloa (era jefe del centro y sur del estado de Chihuahua cuando fue asesinado a principios del año 2009). La Doña, como era conocida, ordenó presuntamente ocho secuestros y dieciocho homicidios ---entre ellos el de Mario Humberto Medina, ahijado del gobernador electo de la entidad--- antes de ser ultimada junto a uno de sus hijos el 7 de agosto de 2010 en Parral (Chihuahua), durante la presidencia de Vicente Calderón, que muchos analistas e investigadores consideran como el período más violento del México post-revolucionario. En este sexenio se produjo la entrada masiva de mujeres en bandas de asaltantes, secuestradores, extorsionadores y sicarios, alcanzando muchas de ellas la jefatura de las cédulas de delincuencia organizada. Como consecuencia, el número de reclusas y de asesinadas creció en los estados más permeados por el narcotráfico (HERNÁNDEZ, 2012).

  • 5 Uno de sus colaboradores más cercanos fue su hijo, Luis Fernando Félix Arrellano, alias El Ingenier (...)

12Un caso excepcional por varios motivos es el de Enedina Arellano Félix, alias La Jefa, lideresa del cártel de Tijuana tras la prisión o muerte del resto de sus hermanos : Benjamín, Eduardo, Javier y Ramón (REVELES, 2010). Contadora pública de profesión, bella y discreta, amante de los negocios y de las negociaciones con sus rivales, ha logrado mantener y expandir un entramado de empresas para lavar el dinero generado por la venta de drogas en la frontera. La que es considerada como la mujer más poderosa del narco mexicano fue armando discretamente una gran red de tiendas de cosmética, perfumes y fármacos en las principales urbes de la frontera : las famosas Farmacias Vida, con las que lavaba el dinero del narcotráfico. Actividad que también extendió a hoteles, discotecas, lavanderías, constructoras y talleres de coches. Mientras tanto, sus hijos y un sobrino se encargaban de las operaciones de compra-venta, de establecer alianzas con otros grupos y de eliminar “obstáculos” junto a Manuel Aguirre Galindo El Caballo, uno de los narcos más buscados por las autoridades de México y los Estados Unidos, finalmente capturado en octubre de 2013 en la capital azteca. El cártel de Tijuana lleva años librando una cruel batalla con el de Sinaloa por controlar varios territorios del norte y centro del país, contándose por miles las víctimas de los enfrentamientos5.

13Salvo excepciones, es muy difícil introducirnos en la intimidad de las familias y los clanes dedicados a la droga para determinar los papeles desempeñados por las mujeres. Podemos imaginarlas sumisas y obedientes, siguiendo los tradicionales patrones mexicanos, o como trasmisoras de los valores y códigos de honor, como las mafiosas italianas, incitadoras permanentes de la venganza y guardianas de la honra de la Familia (INGRASCÌ, 2008, 37-61). Quizás ambas figuras se den entre las narcas mexicanas, aunque las investigaciones sobre estas mujeres son hasta ahora insuficientes. Sin duda, los futuros estudios deberán analizar las experiencias de las madres, como la de Joaquín El Chapo Guzmán, líder del sangriento cártel de Sinaloa, que lo exculpa de sus asesinatos y transacciones “porque Dios puso los medios y las leyes para que él saliera, y es la última (palabra). Las autoridades deben y tienen que respetarla como autoridad máxima (Dios)” (GUTIÉRREZ, 2007, 234). O las aventuras de las esposas que siguen a sus maridos en las interminables huidas, como la de Benjamín Arellano Félix, quien anduvo cambiando de domicilio y de nombre desde Beverly Hills a Puebla, hasta que fue finalmente capturado. Sin olvidarnos de las amantes, como las del citado Joaquín El Chapo Guzmán. Una de ellas, Rosario Ruiz, le envió sentidas cartas de amor hasta la cárcel, declarándole que era “toda su vida”, si bien, como en una telenovela tradicional, triunfó su legítima esposa, Griselda López Pérez, quien, junto a otras mujeres, se puso en huelga de hambre frente al penal de máxima seguridad de Almoloya para exigir encuentros sexuales con sus maridos.

14En un mundo donde la solidaridad familiar y los pactos son fundamentales, el honor y la venganza por robos y violaciones de mujeres pertenecientes a grupos rivales o dentro del mismo cártel ha costado muchas vidas. Armando Valencia y su lugarteniente Carlos Rosales Mendoza, pertenecientes al conocido como cártel del Milenio, se enfrentaron por problemas de drogas y también por mantener relaciones con una misma mujer (GUTIÉRREZ, 2007, 58). Mientras el secuestro de una joven de nombre Laura por el narco Rodrigo Flores llevó a los hermanos Santoyo, pues era “como de la familia”, a rescatarla. El asunto se arregló por algún tiempo, pero la venganza siguió al acecho. Manuel Santoyo mató a Rodrigo en una fiesta en Tijuana, ultimando posteriormente a un hermano, al padre y, finalmente, a otro hermano del narco. Como declaró Sandra Beltrán Leiva : “La muerte que tarda, pero llega” (SCHERER, 2009, 84). En otros casos, es la desaparición de un familiar lo que provoca la venganza. Ricardo Sepúlveda, tras el secuestro y asesinato de su madre, María Elidia Liuzza, por haber perdido 400.000 dólares procedentes de la venta de drogas en los Estados Unidos, declaró ante las autoridades que se dedicaba a retornar las ganancias a México para el cártel de los Arriola, aliados de Joaquín El Chapo Guzmán, y que un primo de los mismos, llamado Mario Márquez, había ordenado, en febrero del 2005, la terrible muerte de su madre. (GUTIÉRREZ, 2007, 286-287).

15Por último, en el apartado más sangriento de la participación de las mujeres en las asociaciones criminales, habría que remarcar la creciente presencia de sicarias y torturadoras, que muestran el mismo valor y sangre fría que sus compañeros. O el grupo de las narcosatánicas, a las que pertenece Sara Villareal Aldrete, musa, amante y sacerdotisa del macabro Rancho de Santa Elena, cerca de la localidad fronteriza de Matamoros, dedicado al cultivo de marihuana con destino al mercado estadounidense (ALDRETE, 2003). En el rancho se realizaban sangrientas ceremonias de santería dirigidas por Adolfo de Jesús Constanzó, americano de origen cubano. Sara llevaba una doble vida hasta que fue capturada por la policía y condenada a cincuenta años de cárcel.

16En definitiva, en estos comienzos de siglo, el universo narco y la participación de las mujeres es de una gran complejidad. Como lo son también las manifestaciones musicales que han inspirado a lo largo de varias décadas, sobresaliendo los narcocorridos, termómetro sensible a los cambios en la participación y la solidez de las féminas en las actividades ilícitas y en diferentes puestos de responsabilidad dentro de los cárteles.

17Un trabajo de esta extensión sólo nos permite abordar una pequeña muestra del narcocancionero para ejemplificar estas mudanzas y variaciones, acotando nuestro campo a los narcocorridos interpretados por el grupo más importante de la música norteña : Los Tigres del Norte. Una elección basada en la larga duración de la banda, en sus grabaciones anuales, en su predilección por los corridos y por ser el grupo que popularizó en las radios, las televisiones y los grandes eventos de los estados fronterizos la historia de Camelia la Tejana, la mujer de ficción más famosa del narco mexicano. Y junto a ellos, a la primera fémina en cantar y componer narcocorridos, Jenni Rivera, cuyas controvertidas canciones ensalzaron sin tapujos el negocio de los narcos.

Los corridos, los narcos y un grupo de tigres

18Según Oliver Sacks : “Los humanos somos una especie tan lingüística como musical. Es algo que adquiere formas diversas. Todos nosotros (con muy pocas excepciones) podemos percibir la música, los tonos, el timbre […] Y a esta apreciación estructural en gran medida inconsciente de la música se añade una reacción emocional a menudo intensa y profunda” (SACKS, 2009, 11-12). En el norte de México y entre los habitantes de uno y otro lado de la frontera, la música ha tenido y tiene un papel muy importante como nexo de unión de las sociedades de raíces hispanas. A su gran valor terapéutico (calmar, animar, consolar y emocionar), nada despreciable en sociedades construidas por emigrantes y desplazados, hay que unir su poder para contribuir a la construcción de la identidad de los grupos méxico-americanos. Así, en el norte han encontrado cobijo numerosas formas musicales, pero se impuso el mestizaje : la música norteña, género de piezas instrumentales o cantadas nacidas del encuentro de varias tradiciones coloniales (corrido, bolero, huapango) y centroeuropeas (polca, chotis, redova), interpretadas principalmente por los denominados solistas o grupos norteños, que han extendido sus éxitos a otros países latinoamericanos (MENDOZA, 1954).

19Con la Revolución Mexicana, uno de los subgéneros norteños : el corrido –procedente del romance hispano- inició una expansión sin precedentes para inmortalizar a los héroes y heroínas de la lucha armada (ALTAMIRANO, 2010, 445-464). Sin duda, hubo corridos antes de la revolución, pero gracias a uno de los períodos más convulsos de la historia mexicana, sus letras y notas, sus autores e intérpretes, su oyentes y su proyección cultural se incrementaron de forma notable. De entre todas las composiciones, el tiempo fue seleccionado unas, olvidando otras, conformando finalmente una selección donde sobresalen los corridos dedicados a las mujeres (como “La Joaquinita”, de Rubén Méndez del Castillo, y “La Adelita” y “La Valentía”, piezas del cancionero popular arregladas para piano por José de Jesús Martínez), que ha llegado hasta nuestros días con la misma frescura que en las jornadas revolucionarias (HERRERA-SOBEK, 1990). Si bien la forma de percibir, imaginar o emocionar ya no sea la misma, pues, como escribió Schopenhauer : “La música expresa sólo la quintaesencia de la vida y sus acontecimientos, nunca éstos en sí mismos”. (SACKS, 2009, 12).

  • 6 Icorso.com, “Entrevista a Arturo Pérez-Reverte”, publicada originalmente en el suplemento dominical (...)

20Terminada la revolución, los corridos, pegados a la tierra y a los sucesos sociales y políticos, recogieron los cambios y novedades que sucedieron en la frontera, difundiéndolos por los medios tradicionales : de forma oral, espontánea y anónima, o interpretados por solistas y grupos musicales (HERNÁNDEZ, 2000, 319-337). Pero durante años, la falta de compositores y la mediocridad de las nuevas creaciones llevaron al género a la casi extinción, refugiándose en los estados norteños, donde las “proezas” de los cárteles mexicanos y la “heroicidad” de los narcotraficantes fomentaron la composición de miles de corridos que llegaron a formar un subgénero dentro la música norteña : los narcocorridos, donde se exaltan, se conmemoran o simplemente se narran sucesos y personas relacionados con el tráfico de estupefacientes. Arturo Pérez-Reverte ha escrito que el narcocorrido : “Es una historia, una novela contada en tres minutos con un talento extraordinario. Es una forma de resumir un pedazo de vida, con tragedia, con dolor, con muerte, con venganza, con todo. Es la vida, contada y cantada en tres minutos”6.

21La aparición de los nuevos medios de comunicación (radio, cine, televisión y otros tipos de reproducción musical) ha multiplicado por millones a los posibles oyentes, sin quitarle a las composiciones su poder informativo, educativo e, incluso, sedicioso. La simplicidad de las letras y de la música (generalmente verso asonantando de ocho sílabas), ha convertido al corrido en un medio excelente en donde perpetuar las noticias y los sucesos que los narcos querían que se conociesen (narcocorridos por encargo) o que han trascendido por diversos motivos : desde las acciones épicas a las crónicas amorosas, pasando por sucesos extraordinarios, catastróficos, discordes, exóticos o memorables (VALENZUELA, 2002). Por ello, creo que este subgénero de la música norteña es un medio privilegiado para comprobar el ascenso de la mujer en las organizaciones criminales, aunque hay que tener en cuenta al menos dos cosas : la resistencia de una sociedad machista al protagonismo y la independencia de la mujer y, en segundo lugar, la plasmación en varias composiciones de los deseos femeninos de alcanzar mayor presencia en los altos cargos del cártel, pero que son, salvo algunas excepciones, más anhelos que realidades (MONCADA, 2004).

22Por su larga trayectoria y el gran número de discos grabados, Los Tigres del Norte son considerados como la banda norteña más importante tanto a nivel nacional como internacional. Su éxito popular, alcanzado en los años setenta del siglo pasado, coincidió con el aumento del tráfico de drogas y el fortalecimiento de los cárteles. Conforme avanzó la década, el contrabando de cocaína fue adquiriendo tales dimensiones que desplazó a otros productos tradicionales por las grandes ganancias que generaba, aumentando con ello la riqueza de los primeros cárteles y las disputas de las plazas. Los datos de aprensión demuestran las dimensiones del negocio : si en la década 1960-1970 se capturaron 29 kilos y medio en todo México, solo entre 1970 y 1976 se aprendieron 1.089 kilos. En este último año se detuvo a un colombiano con trece kilos en el aeropuerto capitalino. En los centros nocturnos del Noroeste, del Distrito Federal y de los principales centros turísticos corría la cocaína en los baños y los acuerdos entre la policía, los militares, los banqueros y los narcos empezaron a ser criticados en los periódicos mexicanos. Tierra Blanca, un barrio residencial de Culiacán, se convirtió en la capital de la droga, mientras los primeros cargamentos llegaron con éxito a los mercados estadounidenses. Un kilo de perico (cocaína) costaba en Sinaloa, en el año 1975, un millón y medio de los antiguos pesos. El monstruo acababa de nacer. A partir de entonces creció, amenazó, asesinó, enriqueció, corrompió y puso en jaque a todo un estado, a toda una sociedad, a todo un continente.

23Aunque los primeros corridos dedicados al tráfico y consumo de estupefacientes fueron compuestos y grabados a principios del siglo XX, ninguno de ellos tuvo la trascendencia del que narraba la historia de Emilio Varela y Camelia la Texana. Como ha escrito Alex Ross : “En cualquier momento dado de la historia hay unos pocos compositores y músicos creativos que parecen detentar los secretos de la época.” (ROSS, 2012, 10). Y esa intuición y capacidad de emocionar a grandes masas de la población en un momento determinado la encontraron Los Tigres del Norte gracias a un corrido que hablaba del contrabando de drogas y de una traición amorosa.

  • 7 La agrupación estaba formada por los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo (desde 1987) y Luis (desde 199 (...)

24Sus miembros, originarios de Rosa Morada (Sinaloa), se dedicaron a la música desde jóvenes, tocando en varias ciudades de Sinaloa y Baja California, pero fue en San José (California) donde lograron consolidar la formación en 1968 y grabar su primer disco, titulado Juana la Traicionera, gracias a la ayuda del empresario inglés Arthur Walker, quien les facilitó clases de música y les aconsejó que adoptaran instrumentos eléctricos.7 Sus primeros discos tuvieron poca repercusión, aunque en el titulado El Cheque, de 1972, Los Tigres del Norte incluyeron su primer narcocorrido, una versión de “Carga blanca”, de Manuel Valdez. Habría que esperar dos años más para que su nuevo trabajo, titulado Contrabando y traición (1974), donde se incluía el narcocorrido del mismo nombre, los convirtiese en un grupo de gran éxito, sonando en las radios latinas más importantes y multiplicando sus actuaciones a ambos lados de la frontera. Los Tigres comenzaron la senda del éxito con el rebautizado por sus seguidores como “el corrido de Camelia”.

Simplemente, camelia

  • 8 Sus primeros intérpretes fueron los integrantes del mariachi de Joe Flores, El Avileño, que ameniza (...)

25El corrido Contrabando y traición fue compuesto por Ángel González, debiendo buena parte de su éxito a la simplicidad de la historia (WALD, 2001, 11-23). Emilio Varela, traficante de “hierba mala” (marihuana), conduce una camioneta desde Baja California hasta los Estados Unidos en compañía de una mujer llamada Camelia. La carga prohibida estaba oculta en las cuatro llantas del carro. Aunque son detenidos por la policía migratoria tras cruzar la frontera, la nacionalidad de la mujer –oriunda de San Antonio, Texas--- los libra de un registro más meticuloso, llegando con éxito a su destino, donde es entregada la hierba a cambio del dinero. Entonces se produce el desenlace : tras el reparto de las ganancias, Emilio le confiesa a la texana que se va a San Francisco en busca de “la dueña de su vida”, lo que enfurece a la mujer, quien se ha jugado su libertad por amor al narcotraficante. No pudiendo superar el abandono, Camelia, una hembra de corazón despechado, mata a su amado de siete balazos y huye con todo el dinero. Como anuncia el título del narcocorrido : “la traición y el contrabando son cosas incompartidas”8.

26Contrabando y traición

27Salieron de San Isidro,
procedentes de Tijuana,
traían las llantas del carro
repletas de hierba mala.
Eran Emilio Varela
y Camelia, la Texana.

28Pasaron por San Clemente,
los paró la emigración,
les pidió sus documentos,
les dijo ; ¿De dónde son ?
Ella era de San Antonio,
una hembra de corazón.

29Una hembra si quiere a un hombre
por él puede dar la vida,
pero hay que tener cuidado
si esa hembra se siente herida,
la traición y el contrabando
son cosas incompartidas.

30A Los Ángeles llegaron,
a Hollywood se pasaron,
en un callejón oscuro
las cuatro llantas cambiaron.
Ahí entregaron la hierba,
ahí también les pagaron.

31Emilio dice a Camelia :
“Hoy te das por despedida,
con la parte que te toca
Tú puedes rehacer tu vida.
Yo me voy para San Francisco
con la dueña de mi vida”.

32Sonaron siete balazos,
Camelia a Emilio mataba.
La policía solo halló
una pistola tirada.
Del dinero y de Camelia
nunca más se supo nada.

33Aunque han aparecido varias mujeres afirmando que son las protagonistas del corrido, lo cierto es que la historia está basada en hechos ficticios, dibujándose a Camelia con una gran economía de trazos. Sin embargo, el cine le puso rostro gracias a la actriz mexicana Ana Luisa Peluffo, protagonista de la película Contrabando y traición, dirigida por Arturo Martínez en 1977, cuyos guionistas crearon un personaje más complejo, encarnando el papel de Emilio Varela el actor Valentín Trujillo. La citada actriz volvería a protagonizar Mataron a Camelia la Texana, de 1978, que aprovechó el éxito de la primera parte. El lanzamiento de la película fue acompañado del corrido “Ya encontraron a Camelia”, de Ángel González y Joe M., interpretado también por Los Tigres del Norte. Cine y música, mancuerna de éxito en los medios de entretenimiento fronterizos, de nuevo se unieron en el corrido “El hijo de Camelia”, compuesto por Manuel Martínez Contreras y grabado de nuevo por Los Tigres del Norte, que también contaría con su correspondiente película : El hijo de Camelia la Texana, de 1988, protagonizada por el actor y cantante Sergio Goyri.

  • 9 La presencia de la Texana en el cine mexicano se amplió a otras cintas, la mayoría de bajo presupue (...)

34Las tres películas y sus respectivos corridos, que abarcan poco más de una década, sirvieron para mantener vivo el recuerdo de Camelia, figura femenina de carácter que contrastó tanto con la omnipresencia masculina en el cine norteño como con la mayoría de los papeles escritos para mujeres : pérfidas traidoras o meros trofeos para el cansado guerrero.9 Por lo demás, las cintas recogen los estereotipos del cine de policías y mafiosos : reino de los narcos, lugar de enfrentamientos entre bandas, complicidad con los políticos, terratenientes y militares, y escenografía de la venganza, servida con profusión de disparos, secuestros y traiciones. Un coctel explosivo que también se puso al servicio de otros narcocorridos, como “La banda del carro rojo”, de 1976, o “La muerte del soplón”, estrenada un año más tarde en el álbum Vivan los Mojados (1977), donde Los Tigres del Norte de nuevo incorporaron una composición que recordaba mucho a la historia de Camelia (IGLESIAS, 2003, 348-349).

  • 10 Los Tigres del Norte, “Margarita la de Tijuana”, álbum Vivan los majados, Discos Fama, 1975.

35Escrito por Reynaldo Martínez, el narcocorrido “Margarita la de Tijuana” tiene un argumento sin concesiones a las novedades. Julián de Laredo y Margarita pasan cocaína a los Estados Unidos escondida en el peinado de esta última. Cobrados veinte mil dólares tras la entrega, la mujer sospecha que Julián quiere eliminarla para casarse con otra, por lo que le quita el cargador a la pistola de su amado. Cuando Julián la apunta al corazón, Margarita lo mata : “Sonaron varios balazos,/ Julián bien muerto cayó,/ y aquel fajo de billetes/ Margarita se llevó,/ por tener cuentas pendientes/ a Tijuana no volvió”10.

36La presencia femenina tenía un plus de morbo e interés, surgiendo numerosas composiciones que, aunque variaban de lugar, detalles y finales, recordaban a la desdichada Camelia, que poco a poco se convirtió en la figura más notable del imaginario narco :

“El dueto Valle Nuevo grabó “Ya encontraron a Camelia” y Cecilio Garza hizo lo propio con “El final de Camelia”. Por su parte, hubo intérpretes que se concentraron en la familia de la Camelia : Agapito Zuñiga grabó “El hijo de Camelia” ; los cuatitos Cantú “La hermana de Camelia” y Arnulfo El Coyote “El amante de Camelia”. Algunas mujeres también participaron de la moda : El dueto Las Amapolitas grabó “La sombra de la Camelia” mientras que el dueto (mixto) de Irene y Fidel y Las Potranquitas del Norte grabaron, cada uno por su lado, “El corrido de Camelia Rodríguez”. (RODRÍGUEZ-PIMIENTA, 2010-2011, 333)

Aunque no fue el primer nombre de mujer que apareció en un corrido, ni incluso en un narcocorrido, triste privilegio que ostenta Ignacia Jasso, La Nacha, en la composición dedicada a su marido “El Pablote”, grabada en 1931 (RAMÍREZ-PIMIENTA, 2011, 52-56), lo cierto es que Camelia la Texana se ha convirtió en la narca ---de ficción--- más famosa de México y en un mito contemporáneo de proyección internacional. Una de las cuestiones más interesantes de la figura de Camelia es que ha sido recreada a partir de unos pocos versos de don Ángel González gracias a la imaginación de un grupo de guionistas de cine, músicos, escritores, periodistas y creadores artísticos. Buena parte de estos trabajos fueron recopilados por Rubén Ortiz Torres en un guion y video que sirvió de soporte para la ópera multimedia Únicamente la verdad. La auténtica historia de Camelia la Tejana, mosaico postmodernista, collage de voces, músicas, escritos y medios electrónicos, realizado por la compositora mexicana Gabriela Ortiz. El resultado de esta obra contemporánea se vio por primera vez en el Festival de México en marzo de 2010, interpretando los principales papeles la soprano Nieves Navarro y el barítono Arturo López. Y cuando la industria televisiva comprobó el éxito de las narconovelas, de nuevo se acordaron de Camelia, protagonizando una telenovela de sesenta capítulos, producida por la cadena norteamericana de habla hispana Telemundo, protagonizada por Sara Maldonado (Camelia) y Erik Haysen (Emilio Varela). Al éxito le siguió el libro : Camelia La Texana. Una historia de contrabando, de Diego Ramón Bravo e Hilario Peña.

37La resistencia al tiempo y a las modas de la Texana no es casual. Camelia, la primera traficante de drogas en los narcocorridos, la que asesina por amor, está llamada a encarnar la violencia, la inseguridad y el debate sobre el tráfico de drogas, que implica a muchos sectores de la sociedad mexicana. Como la Malinche en la conquista, o la Llorona en la Colonia, la Camelia es el nuevo mito del México violento y narco, de las víctimas y de los sicarios, de los autores intelectuales y de los cómplices. El guionista Rubén Ortiz recoge y alinea imágenes, entrevistas e información de diversa procedencia sobre la traficante enamorada : un collage de textos que proyecta un retablo de Camelias las Texanas, que siguen interrogándonos sobre la frontera, la droga y la gran violencia que se han expandido por todo México.

Nuevas amazonas para los nuevos negocios

  • 11 “La dama de la Suburban”, grabada por varios grupos, cuenta la historia de una bella mujer que cond (...)

38Los corridos sobre Camelia y otras composiciones similares que obtuvieron “el favor del público” en las voces de Los Tigres del Norte y de otros grupos de la música norteña, fueron la banda sonora de las actividades de los diversos cárteles mexicanos que se enriqueciendo con el paso de las drogas “a la Unión Americana” en los años ochenta y noventa, y en cuyas operaciones empezaron a tener mayor protagonismo las mujeres, ya no sólo como acompañantes, sino como responsables de la carga. Una época en donde Juan Carlos Ramírez-Pimienta ha enfatizado la falta de un juicio moral en las composiciones : la violencia y el enriquecimiento es justificado por la pobreza generalizada, la “maldad” del mercado y el acoso permanente de la superpotencia norteamericana y sus agentes (RAMÍREZ-PIMIENTA, 1998). Quizás el corrido más ilustrativo del cambio que se está produciendo en la logística de los narcos fuese la utilización de la mujer en el transporte de las drogas sin el apoyo masculino, retratada en la composición La dama de la suburban, conducida por una mujer “de esa que cuando hay balazos/ nunca la verán correr”11.

39Las féminas ganan en seguridad y fiereza. Ya no solo están dispuestas a eliminar a sus amantes infieles, sino también a todos los que les impidan cumplir con su misión, sean policías, militares, rangers, sheriffs u otros grupos rivales. Estamos ya en presencia de una auténtica “narca”, que une el manejo certero de las armas al transporte de drogas. Y como en el caso de Camelia, su repercusión en la música norteña es inmediata, apareciendo numerosas composiciones con nombres de autos y camionetas de distintos modelos, marcas y colores. En 1989, dentro del álbum Corridos prohibidos, Los Tigres del Norte grabaron “La camioneta gris”, compuesta por Arturo Villareal, en donde Inés y su pareja, Pedro Márquez, apenas tienen problemas en su viaje de California a Acapulco. Sin embargo, al regreso, transportando “cien kilos de la fina”, fueron rodeados por los federales. Entonces, Pedro pide a Inés que saque la metralleta y los haga desaparecer. Desgraciadamente, tanto en el corrido como en la película que le siguió, el dúo de narcotraficantes encontró la muerte en un choque con un tren en marcha. Sin embargo, el éxito del narcocorrido hizo resucitar a la pareja de enamorados, que, en el último momento, saltaron del coche y volvieron a protagonizar un nuevo episodio de tráfico de estupefacientes en “La Bronca negra”, grabada por Los Tigres del Norte en el álbum Incansables de 1991.

  • 12 “Las mujeres también pueden”, en el cedé Jefe de Jefes, de los Tigres del Norte, editado por Univis (...)

40En la bisagra entre los dos siglos, los enfrentamientos entre los cárteles (nuevos, viejos o reformados) están a la orden del día, disputándose las organizaciones criminales la primacía en el tráfico de las drogas, cuyo consumo crece sin freno en los Estados Unidos, pero también en México. Los Tigres del Norte de nuevo dan en el clavo con un narcocorrido que se convierte en mítico : “Jefe de Jefes”, que da título también al álbum editado en 1997. Pero dentro del mismo, se encuentra otra composición fundamental para ilustrar la incorporación plena de las féminas en el negocio del narco : “También las mujeres pueden”. En el corrido se narra el enfrentamiento de dos mujeres sinaloenses con tres colombianas, en el restaurante Durango, de La Puente (California), de la que salieron bien libradas las primeras. Al inicio del corrido se subraya el protagonismo de las narcas : “También las mujeres pueden/ y además no andan con cosas./ Cuando se enojan son fieras/ esas caritas hermosas/ y con pistola en la mano/ se vuelven repeligrosas.” Las damas siguen los patrones masculinos : usan pistolas, “trocona negra” sin placas, conversaciones en clave, etc. Las primeras escenas amables, con consumo de perico en los baños, termina con una balacera que mata a las tres colombianas. “También las mujeres pueden/ aunque nos duela aceptarlo/ lo digo aquí y donde quiera/ porque pude comprobarlo/ que como un hombre se mueren/ y eso no hay que dudarlo”12.

41Las mujeres pueden transportar drogas, pueden defender la carga a tiros, pueden intervenir en los negocios, pueden servir de enlaces con otros productores o vendedores de drogas, pueden dirigir una cédula,… ¿Tiene límites el sexo débil ? Al llegar el siglo XXI parece que no, aunque sea difícil, como ya señalé, comprobar el poder de las mujeres (incluidas hermanas, madres, amantes e hijas) en el entramado de los cárteles mexicanos. Aunque en la actualidad conozcamos más casos, durante mucho tiempo las dos mujeres más famosas del universo narco fueron Enedina Beltrán Leiva, a la que no se le ha compuesto ningún corrido ---que conozca---, y Sandra Ávila Beltrán, la Reina del Pacífico, la que sí ha inspirado varias composiciones. Los Tigres del Norte le dedicaron el famoso “Reina de Reinas” en el controvertido cedé La Granja, aparecido en 2009 y lanzado a nivel internacional, incluyendo una rueda de prensa en Madrid.

42Reina de Reinas

43Digna la reina de reinas,
ante la ley no se inclina,
camina con pies de gato,
la cuerda floja domina.
Entre más bella la rosa,
más peligrosa la espina.

44A Sandra Ávila Beltrán
la aprendieron con su amante,
le dijeron que los gringos
la acusan de traficante,
también de lavar dinero
de personas importantes.

45Sonriendo la soberana,
inquirió a la autoridad :
si firmas ante notario
que no te dejas comprar
a 30 mil pies de altura,
tal vez podamos hablar.

46Las mujeres hacen hombres,
las reinas forman los reyes,
Saba tentó a Salomón,
Cleopatra fabricó un César,
dos bellezas milenarias
pero a Sandra no le llegan.

47Ser familiar de pesados
no me convierte en culpable.
Aporten pruebas concretas
si quieren enchiquerarme,
del dicho al hecho hay un trecho,
un error es jakemate.

48Un país sin capital
de la mafia es presa fácil,
chinos, rusos y evry vari,
México toman por base.
La corrupción es un cáncer
muy difícil de curarse.

49Las mujeres hacen hombres,
las reinas forman los reyes,
Saba tentó a Salomón,
Cleopatra fabricó un César,
dos bellezas milenarias
pero a Sandra no le llegan.

50

  • 13 Ociolatino.com, “Los Tigres del Norte: Narcocorrido en La Granja”, 1 de diciembre de 2009, consulta (...)

51En su presentación en Madrid, ante las acusaciones de hacer apología de la narcotraficante Sandra Ávila Beltrán, los integrantes de Los Tigres del Norte declararon sobre la Reina del Pacífico : “Ni la conocemos ni grabamos la canción a cambio de algo con ella o con su gente. Sólo decidimos cantar el tema porque así ha sido nuestro estilo el interpretar y contar historias porque eso está en diarios y en la televisión […] Simplemente exponemos problemáticas en las canciones, nunca escribimos algo que no haya sucedido”13. Sin embargo, la composición no sólo relata algunos pasajes de la biografía de Sandra Ávila Beltrán, sino que hay algunos mensajes sutiles, de los que destacaré dos. “Las mujeres hacen hombres,/ las reinas forman los reyes.” A nadie se le escapa que Sandra tuvo un hijo con El Tigre, uno de los capos del cártel del Norte del Valle (Colombia), con lo que se unen en un solo vástago dos organizaciones poderosas. Su secuestro, y la recompensa altísima de los captores, pusieron a las autoridades mexicanas ante la pista de que Sandra no sólo estaba emparentada con varios de los principales narcos locales, sino que tenía un papel muy importante en los negocios de los mismos, sirviendo de enlace entre México y Colombia. Por otra parte, “Un país sin capital/ de la mafia es presa fácil”, justifica el narco “nacional” como defensor de la república frente a la llegada de otros narcotraficantes de Asia y Europa. Mensajes que, por lo demás, no dañan a ninguna organización criminal mexicana, dando razón a los que opinan que Los Tigres del Norte siempre se han mantenido fuera de las guerras de los carteles y por ese motivo han sido respetados. Lo que no ha sido el caso de otros grupos y solistas capturados y ejecutados desde los años noventa (PÉREZ, 2012).

  • 14 En la misma entrevista, y a la pregunta de Adriana Restrepo de si era cierto que la gente les manda (...)

52 Tema aparte es la censura de los narcocorridos. La relación de Los Tigres del Norte con las autoridades mexicanas fue problemática desde la salida de Contrabando y traición, pues entorpecieron su distribución en México. Más tarde vendrían las prohibiciones de radiar o televisar los narcocorridos ---censuras reiteradas, lo que demuestra la dificultad de llevar a cabo la medida---, así como las acusaciones de sus relaciones con cárteles y capos de la droga, a algunos de los cuales enaltecían en sus composiciones. Pero los hermanos Hernández han negado reiteradamente estas imputaciones. En 2014, en una entrevista a la periodista Adriana Restrepo, Jorge Hernández, vocalista y acordeón del grupo, señaló : “La gente cree que hacemos apología del narcotráfico, pero no es así. Nosotros cantamos en nuestras canciones las historias que vemos, la vida real de algunos personajes. Es como decir que los diarios hacen apología de los narcotraficantes porque narran sus noticias. No es así. Los narcos siempre mueren a balazos o terminan en cárceles en Estados Unidos. ¿Quién va a querer eso ?”14 El debate está lejos de concluirse.

53De todas formas, otras composiciones grabadas por Los Tigres del Norte también han sido censuradas, como por ejemplo el corrido “La granja” (2009), prohibido por la Secretaría de Gobernación mexicana, pues, inspirados en el libro Rebelión en la granja de George Owen, retratan la situación de inseguridad y corrupción generalizada en México, o el corrido dedicado a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, que fue silenciado a golpe de dinero y de amenazas a las radios locales y a las asociaciones en contra del feminicidio. La sombra de los narcos es alargada, tanto o más que la de los gobiernos de turno.

54

La diva de los narcocorridos ; Jenni Rivera (1968-2012)

  • 15 Su padre fue productor de varios grupos y propietario del estudio discográfico Cintas Acuario, y su (...)

55Coincidiendo con el aumento de la violencia entre los cárteles mexicanos, de los ataques a las fuerzas policiales y militares, de la multiplicación de los secuestros a la población civil, de la alarma generalizada en todo el país por las víctimas colaterales y la preocupación internacional por asuntos como el feminicidio de Juárez, causa estupor la aparición y el éxito de los corridos creados por la cantante Jenni Rivera, nombre artístico de Janney Dolores Rivera Saavedra, nacida en Long Beach (California) en 1968 y perteneciente a una familia de músicos e intérpretes15. En su trayectoria artística hay que distinguir tres etapas. Sus primeros años como cantante –su debut discográfico fue en 1992-- pasaron sin pena ni gloria, pero entre 1995 y 2004, la bautizada como la Diva de la banda logró situarse en los primeros puestos de popularidad de la música norteña gracias a audaces narcocorridos, algunos de ellos de su inspiración, donde se ensalza la presencia de la mujer en todos los escalafones del tráfico de estupefacientes, se elogia su valentía y su coraje en los enfrentamientos armados y se aplaude su habilidad en los negocios y en la toma de decisiones en los puestos directivos. De “las mujeres pueden” se pasa a “las mujeres quieren” ejercer el control de los hilos del narco, sustituyendo a los grandes capos y logrando la igualdad con el hombre en un terreno ilegal, violento y cruel. Un feminismo mal entendido en las entrañas del monstruo.

56En 1995 salió a la venta Jenni Rivera y sus mejores 17 éxitos, producido y distribuido por Cintas Acuario, que pronto impactó por un atrevido narcocorrido titulado “La Chacalosa”, denominación que se da a las mujeres que se consideran --o son consideradas por los demás-- como las mejores y las más valientes. En la composición se narra la herencia recibida por una joven de su padre al cumplir los quince años, edad en la que las jóvenes mexicanas son agasajadas con una fiesta por sus familiares y amigos. En lugar de un banquete y algunos regalos, la Chacalosa recibe una empresa de tráfico de drogas con la que repite los negocios paternos, mostrándose en todo momento orgullosa de formar parte de la “mafia grande” :

57

58La Chacalosa

59Me buscan por chacalosa,
soy hija de un traficante.
Conozco bien las movidas,
me crié entre la mafia grande,
de la mejor mercancía,
me enseñó a vender mi padre.

60Cuando cumplí los quince años
no me hicieron quinceañera,
me heredaron un negocio
que buen billete me diera,
celular y también beeper
para que todo atendiera.

61Los amigos de mi padre
me enseñaron a tirar,
me querían bien preparada,
soy primera al disparar,
las cachas de mi pistola
de buen oro han de brillar.

62Corro el negocio completo,
tengo siembras en Jalisco,
laboratorio en Sonora,
distribuidores al brinco.
Mis manos no tocan nada,
mi triunfo se mira limpio.

63(Y también las mujeres pueden, ¡plebes !
¿Dónde están mis chacalosas ?)

64En pura troca del año
es en lo que me paseo.
Me doy de todos los gustos,
según como yo tanteo,
y trabajo muy derecho,
por eso a nadie tranceo.

Por ahí dicen más de cuatro
que un día me van a robar,
el que se anime no sabe
con qué gente va a topar.
Siempre cargo a mis hermanos
para el que le quiera entrar.

65Como una potranca fina,
soy coqueta y presumida,
de las sobras que les dejo
disfrutan mis enemigas.
No ha habido hombre que me aguante
mi rienda ni mis guaridas.

66En el famoso Parral, El Farallón y La Sierra,
también allá en El Rodeo,
me conocen donde quiera.
Por ahí nos estamos viendo,
¡linda raza perikera !

67Jenni Rivera es la autora del narcocorrido, por lo que se convirtió en la primera cantante y compositora de este género. Pero sería en su siguiente cedé cuando se consagró con canciones no menos impactantes como “El orgullo de mi padre”, donde vuelve a repetir, con algunas variaciones, el argumento de “La Chacalosa” ; “La maestra del contrabando”, donde se acerca a los corridos de las décadas anteriores, al justificar la entrada de la mujer en el narco para alimentar a sus hijos ; y “Las chacanillas”, que recuerda también otros narcocorridos de carretera, pues cuenta la historia de dos mujeres, Cecilia y Patricia Ochoa, que son interceptadas por la policía federal de caminos, de regreso de Sinaloa, donde habían ido a comprar cocaína. Las narcas no dudan en defenderse, disparando Cecilia “con una super”, mientras Patricia conducía el coche a toda velocidad hasta Mexicali, de donde habían partido. Pero será el corrido que dio título al nuevo trabajo discográfico, compuesto por Vicente Estrada, el que obtuvo el mayor éxito por la descripción del tráfico de cocaína en la frontera y por el ingenioso modo de esconder el polvo blanco.

68Reina de reinas

69Yo soy la reina de reinas
y soy del mero Jalisco,
mi corona es de la blanca,
de esa que llaman perico,
y la cargo a todas partes,
no le zacateo al peligro.

70Gran línea de San Isidro
te he cruzado más de cien,
mis trenzas sirven de clavo
y que algo lleve no creen.
El perro nunca me ladra,
soy cariñosa con él.

71Al perro le aviento un hueso,
al migra un coqueteo.
Me dice ¿pa dónde vas ?,
le digo voy de paseo.
Dice me siento feliz
cada vez que yo te veo.

72(Y también las mujeres pueden, me cae)

73Yo soy la reina de reinas,
y con orgullo lo digo,
aunque me dicen trencitas
algunos de mis amigos.
Ven algo raro en mi pelo,
quieren saber el motivo.

74Yo no ando de valentona,
cosa que sirve de estorbo.
Mi arma es más peligrosa,
pero no contiene plomo,
cuento con otro atractivo
que hago que muerdan el polvo.

75Ya con esta me despido,
yo soy la reina de reinas,
pero ninguno se agüite
ni suspire con tristeza,
mejor aviéntese un pase,
de lo que traigo en mis trenzas.

76Si algo destaca la letra es la invitación a consumir perico y la facilidad de pasar droga a los Estados Unidos. La referencia a las trenzas, si la relacionamos con la protagonista de “La Chacalosa”, una joven de quince años, nos encontramos con una mujer en plena pubertad que es capaz de lograr los mismos éxitos que los varones de mayor edad (VALDEZ, 2014). El cedé fue grabado y distribuido por Sony Music, una distribuidora internacional que no dudó en producir unas canciones de gran impacto social, pero reprobables por la exaltación del narcotráfico en general. Pero de nada sirvieron las prohibiciones de algunas radios y cadenas de televisión de vetar a la cantante, pues solía grabar discos con baladas o éxitos del pasado para actuar en programas de gran audiencia, dejando los narcocorridos para las presentaciones en directo, donde un gran número de “fanáticas” podían adquirir sus discos compactos con los éxitos de toda su carrera musical. De todas formas, Jenni Rivera y sus productores no dudaron en seguir explotando el éxito de sus narcocorridos en los siguientes años, por ejemplo el cedé La Chacalosa (2000) y Que me entierren con la banda (2000), ambos grabados en su nueva disquera Fonovisa. En este último trabajo se incluyen “Las malandrinas”, corrido dedicado a las mujeres que la seguían en los salones de baile y que disfrutaban de sus famosos narcocorridos “entre perico y perico”. Mujeres fuertes y decididas que “no somos como las güeras/ que de todito se asustan./ No andamos con chifladeras”.

77Pero el nuevo siglo fue aprovechado por la cantante méxico-americana para lavar su imagen y tratar de llegar a un público internacional más amplio y variado con otro tipo de canciones, si bien en sus discos en directo o en los recopilatorios volvió a incluir algunos de sus viejos éxitos. Además, con el argumento de cantar lo que la mujer latina quiere expresar, volvió a componer y grabar el narcocorrido “Jefa de jefas” en el cedé Parrandera, rebelde y atrevida (2005). La letra cuenta la persecución de una “dama traficante” por la DEA americana y la Policía Judicial mexicana, saliendo bien librada de todas las acciones. La narca justifica sus negocios por el hambre de sus hijos : “Cuando andas en malos pasos,/ la sociedad te desprecia./ Si te estás muriendo de hambre,/ nadie mira tu pobreza./ Mientras yo gane dinero,/ digan todos lo que quieran”.

  • 16 Rivera era licenciada en Empresariales, simultaneando, junto a su carrera musical, una gran cartera (...)

78Pero a partir de este cedé, Jenni Rivero comenzó a dar un giro a su carrera artística, que término bruscamente en el 2012. Se presentó en palenques y estadios como La Gran Señora, haciendo suya la composición de Manuel Alejandro que hizo famosa la española Rocío Jurado. Sus siguientes discos compactos se llenaron de “joyas prestadas” (éxitos ya conocidos en las voces de otros cantantes) que grababa indistintamente con ritmos melódicos o arreglos norteños. Jenni Rivera consiguió actuar en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México o ser contratada como coach en el programa familiar La Voz de México junto a Miguel Bosé, Beto Cuevas y Paulina Rubio. La otrora reina de la “raza periquera”, esto es, de los consumidores de cocaína, se había convertido en la nueva señora de la canción, apta para todos los públicos, ayudada por una poderosa voz y sus conocimientos empresariales16.

79Sin embargo, no pudo disfrutar mucho de esta nueva etapa musical. El 9 de diciembre de 2012, Jenni Rivero murió en un accidente aéreo cerca de Iturbide (Nuevo León) cuando se dirigía de Monterrey a la ciudad de Toluca. Le acompañaban otras cuatro personas de su equipo más los dos pilotos del avión. La cobertura mediática fue enorme, celebrándose un gran funeral en el Gibson Amphitheatre de Los Ángeles. Los rumores sobre “el avionazo” se multiplicaron durante las siguientes semanas, pues aunque la cantante méxico-americana había negado sus relaciones con los narcos en repetidas ocasiones, y afirmado que jamás había actuado para ellos, lo cierto es que su segundo marido, Juan López, fue condenado por tráfico de drogas en el 2007. Según El Diario de Coahuila, la muerte de la cantante fue ordenada por Édgar La Barbie Valdez Villareal, un narco relacionado con el cártel de los Beltrán Leyva que estaba preso desde mediados de 2010 a causa, supuestamente, de las informaciones de Jenni Rivera, su cantante preferida y a la que había contratado en varias ocasiones. Otros periodistas relacionaron la muerte de Jenni Rivero con el cártel de los Zetas, pero sin aportar más pruebas. Por último, varios testigos declararon que la avioneta explotó en el aire, pero las autoridades encargadas del caso señalaron que el aparato simplemente se desplomó por fallos mecánicos.

80

Para concluir

  • 17 El Movimiento Alterado es una corriente musical originaria de Sonora que celebra y enaltece sin tap (...)

81El vacío de Jenny Rivera no ha sido llenado por nadie (por el momento). Sus arriesgadas composiciones lograron imponerse en un género musical dominado por solistas y grupos masculinos. Por supuesto que han aparecido nuevas cantantes de narcocorridos en los últimos años, como Yazmín Gamboa, Ely Quintero, Fabiola Deniss, etc., y que algunas composiciones han logrado superar en violencia y sadismo a los antiguos corridos, en consonancia con la violencia generalizada en los últimos años, pero el consumidor de música es distinto, así como los nuevos canales de distribución y de audición de las composiciones. El mercado, cada vez más exigente en novedades, arreglos y videos de calidad, que circulan en YouTube y otras redes sociales, ha “obligado” a los grupos y solistas a adentrarse en un mundo cada vez más sórdido y escalofriante, muchos de ellos pertenecientes al Movimiento Alterado17. Hoy encontramos corridos de todo tipo, desde los festivos y los que narran los enfrentamientos de los grupos narcos ---entre ellos y con los policías y militares---, hasta los que describen con todo tipo de detalles el trabajo de los “descuartizadores”.

  • 18 Composición “Sicarias de Arranque”, incluido en su cedé Compas pesado alterado, aparecido en el 201 (...)

82¿También las mujeres tienen cabida en este mundo enloquecido y cruel hasta extremos impensados ? Sin duda. Mujeres que matan sin que haya amantes desleales, cargas que defender, entramados que heredar o familias que atender. El grupo Los Buitres de Sinaloa, uno de los más famosos en narcocorridos de temática femenina, cantan en cualquiera de los soportes donde llega la música : “Son las sicarias de arranque,/ doncellas de la tortura./ Trozan y trozan traidores,/ no conocen la ternura./ Quebrando con mucho estilo,/ cometen sus travesuras”18. Las mujeres del Movimiento Alterado se mueven, como sus compañeros, entre drogas, grandes lujos, venganzas, armas de grueso calibre, torturas, extorsiones y el máximo sufrimiento de sus víctimas.

83Estamos muy lejos de Camelia la Texana. Su estela es tan alargada que casi no podemos verla, pero el corrido cumple con su misión : narrar la realidad de un país que en el último sexenio, presidido por Calderón, alcanzó un balance demoledor : 100.000 víctimas y 60.000 desaparecidos. El terror y la violencia envuelve a toda la sociedad, y los grupos cantan lo que sucede en la calle. Corridos sanguinarios se cuelan por todas partes como reflejo de una sociedad corrupta y enferma. A estas alturas, da igual que mate un hombre o una mujer, o que Alfredo Ríos, intérprete conocido como Komander, declare que no cuenta con el patrocinio o el beneplácito del cártel (de Sinaloa). No importa. El movimiento musical sube como la espuma y sus fans, llamados enfermos, han conseguido que sus bandas y solistas se presenten en varias ciudades mexicanas y que lleguen a ganar premios en la industria musical latina (Ramírez, 2014). No hay más remedio que escuchar de nuevo el oráculo de Sandra Avilés Beltrán : “La sociedad narca, enloquecida como es, frecuentemente, enloquece.” Una sociedad que para la Reina del Pacífico ha nacido “por la fuerza de la droga en su mercado enorme, por la corrupción de los gobiernos priístas y panistas, por la miseria de millones de mexicanos”. (SCHERER, 2009, 77)

Haut de page

Bibliographie

ALDRETE, Sara, Me dicen la Narcosatánica, México, Colibrí, 2003, 265 p.

ALTAMIRANO, Magdalena, “Representaciones femeninas en el corrido mexicano tradicional. Heroínas y antiheroínas”, Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, 65.2, 2010, p. 445-464.

BLANCORNELAS, Jesús, El Cártel. Los Arellanos Félix : la mafia más poderosa en la historia de América Latina, México, Plaza y Janés, 2002, 389 p.

CAPORAL, José Antonio, El cártel de Neza, México, Debolsillo, 2009, 221 p.

DE LA GARZA, María Luisa, Pero me gusta lo bueno. Una lectura ética de los corridos que hablan del narcotráfico y de los narcotraficantes, México, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas-Miguel Ángel Porrúa, 2008, 192 p.

Eltiempo.com, Adriana Restrepo, “Entrevista en BOCAS : Los Tigres del Norte, capos de la música norteña”, 28 de diciembre de 2014, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.eltiempo.com/bocas/entrevista-con-los-tigres-del-norte-en-la-revista-bocas/14900815

ElPaís.com, Redacción de El País, “¿Quién es Sandra Ávila, la llamada 'Reina del Pacífico' ?”, 16 de febrero de 2015, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/noticias/quien-sandra-avila-llamada-reina-pacifico

GUTIÉRREZ, Alejandro, Narcotráfico : El gran desafío de Calderón, México, Editorial Planeta Mexicana, 2007, 461 p.

HERNÁNDEZ, Guillermo, “El corrido ayer y hoy”, en José Manuel Valenzuela (compilador), Entre la magia y la historia. Tradiciones, mitos y leyendas de la frontera, Tijuana-México, El Colegio de la Frontera Norte-Plaza y Valdés Editores, 2000, p. 319-337.

HERNÁNDEZ, Anabel, México en llamas : el legado de Calderón, México, Grijalbo, 2012, p. 296.

HERRERA-SOBEK, María, The Mexican Corrido : A Feminist Analysis, Bloomington, Indiana University Press, 1990, 176 p.

Icorso.com, “Entrevista a Arturo Pérez-Reverte”, publicada originalmente en el suplemento dominical El Semanal el 2 de junio de 2002, sin fecha de puesta en línea, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.icorso.com/reinasur1.html

INGRASCÍ, Ombretta, Mujeres de honor. El papel de la mujer en la mafia, Madrid, 451 Editores, 2008, 271 p.

IGLESIAS, Norma, “Retratos cinematográficos de la frontera. El cine fronterizo, el poder de la imagen y la redimensión del espectáculo cinematográfico”, en José Manuel Valenzuela (coordinador), Por las fronteras del Norte. Una aproximación cultural a la frontera México-Estados Unidos, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes-Fondo de Cultura Económica, 2003, p. 328-363.

MENDOZA, Vicente T. (antología, introducción y notas), El corrido mexicano, México, FCE, 1954, 467 p.

MONCADA, Anajilda, Las mujeres también pueden. Género y narcocorrido, Sinaloa, Universidad de Occidente, 2004, 138 p.

PÉREZ, Edmundo, Que me entierren con narcocorridos. La historia de los gruperos asesinados, México, Grijalbo, 2012, 239 p.

PÉREZ-REVERTE, Arturo, La Reina del Sur, Madrid, Alfaguara, 2002, 542 p.

Ociolatino.com, “Los Tigres del Norte : Narcocorrido en La Granja”, 1 de diciembre de 2009, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.ociolatino.com/2009/12/los-tigres-del-norte-narcocorrido-en-la-granja.html

RAMÍREZ, Juan Rogelio, Huellas musicales de la violencia : el “movimiento alterado” en México. Análisis sociológico y reflexión moral, Editorial Académica Española, 2014, 52 p.

RAMÍREZ-PIMIENTA, Juan Carlos, “El corrido de narcotráfico en los años ochenta y noventa : un juicio moral suspendido”, The Bilingual Review/ La Revista Bilingüe, XXIII :2, 1998, p. 145-156.

RAMÍREZ-PIMIENTA, Juan Carlos, Cantar a los narcos. Voces y versos del narcocorrido, México, Editorial Planeta Mexicana, 2011, 247 p.

RAMÍREZ-PIMIENTA, Juan Carlos, “Sicarias, buchonas y jefas : perfiles de la mujer en el narcocorrido”, The Colorado Review of Hispanic Studies, 8 :9, 2010-2011, p. 327-352.

REVELES, José, El Cártel Incómodo. El fin de los Beltrán Leyva y la hegemonía del Chapo Guzmán, México, Grijalbo, 2010, 265 p.

RONQUILLO, Víctor, La reina del Pacífico y otras mujeres del narco, México, Planeta, 2008, 205 p.

ROSS, Alex, Escucha esto, Barcelona, Editorial Seix Barral, 2012, 620 p.

SACKS, Oliver, Musicofilia. Relatos de la música y el cerebro, Barcelona, Anagrama, 2009, 462 p.

SANTAMARÍA, Arturo (coordinador), Las jefas del narco. El ascenso de las mujeres en el crimen organizado, México, Grijalbo, 2012, 229 p.

SANTAMARÍA, Arturo, De carnaval, reinas y narcos. El terrible poder de la belleza, México, Grijalbo, 2014, 219 p.

SCHERER, Julio, La Reina del Pacífico : es la hora de contar, México, Debolsillo, 2009, 174 p.

VALDÉS, Guillermo, Historia del Narcotráfico en México, México, Aguilar, 2013, 483 p.

VALDEZ, Javier, Miss Narco. Belleza, poder y violencia. Historia reales de mujeres en el narcotráfico mexicano, México, Aguilar, 2009, 271 p.

VALDEZ, Javier, Los morros del narco. Historias reales de niños y jóvenes en el narcotráfico mexicano, México, Punto de Lectura, 2014, 343 p.

VALENZUELA, José Manuel, Jefe de jefes : corridos y narcocultura en México, México, Plaza & Janés Editores y Hoja Casa Editorial, 2002, 346 p.

WALD, Elijah, Narcocorrido. Un viaje al mundo de la música de las drogas, armas y guerrilleros, Nueva York, Rayo, 2001, 333 p.

ZAMUDIO, Carlos Alberto, Las redes del narcomenudeo, México, CEAPAC Ediciones, 2012, 189 p.

Haut de page

Notes

1 Hija de María Luisa Beltrán Félix y Alfonso Ávila Quintero, nació el 11 de octubre de 1960 en Baja California (en Tijuana según ella). Está emparentada con Rafael Caro Quintero, aunque sus relaciones se extendían a otros importantes narcos como Ignacio Nacho Coronel, Ismael El Mayo Zambada y Joaquín El Chapo Guzmán. Su apodo tiene su origen en el cártel del Pacífico, del que supuestamente formaba parte. El 9 de agosto de 2012 fue extraditada a los Estados Unidos, siendo absuelta de varios cargos por la Corte Federal de Florida. Sólo se le encontró culpable de apoyar económicamente a un sujeto ligado al narcotráfico. Condenada a setenta meses de cárcel, fue puesta en libertad por el tiempo que estuvo presa en México. Entonces fue conducida a la prisión de Nayarit, donde estuvo mientras se le siguió un proceso por lavado de activos, del que quedó absuelta.

2 Los Tucanes de Tijuana: “Fiesta en la sierra”. Universal Music, 2004. También El Komander la describe en el narcocorrido “La Mafiosa”.

3 ElPaís.com, Redacción de El País, “¿Quién es Sandra Ávila, la llamada 'Reina del Pacífico'?”, 16 de febrero de 2015, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/noticias/quien-sandra-avila-llamada-reina-pacifico

4 La vida de Laura Zúñiga Huizar (Culiacán, Sinaloa, 1985) inspiró la película Miss Bala, de gran éxito internacional, donde se describe los lazos de los narcos con los concursos de belleza y la “obsesión” de los capos por estas bellas mujeres, que el sociólogo Arturo Santamaría Gómez ha estudiado en varios artículos y en un interesante libro (SANTAMARÍA, 2014).

5 Uno de sus colaboradores más cercanos fue su hijo, Luis Fernando Félix Arrellano, alias El Ingeniero. Su detención el 23 de junio de 2014, convirtió de nuevo a su madre en la jefa de la organización. Los Arellano Félix crearon el cártel de Tijuana a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado al mismo tiempo que surgió el cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán. Ambas organizaciones criminales tienen su origen en el cártel de Guadalajara, fundado hacia 1980 por Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo y Miguel Ángel Félix Gallardo, tío de los Arellano, originarios de Sinaloa, pero instalados en la capital tapatía. Sobre el cártel de Tijuana, véase BLANCORNELAS, 2002.

6 Icorso.com, “Entrevista a Arturo Pérez-Reverte”, publicada originalmente en el suplemento dominical El Semanal el 2 de junio de 2002, sin fecha de puesta en línea, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.icorso.com/reinasur1.html

7 La agrupación estaba formada por los hermanos Jorge, Hernán, Eduardo (desde 1987) y Luis (desde 1996, en sustitución de Raúl, que probó suerte como cantante solista) Hernández, junto a un primo hermano, Óscar Lara. Antes de la música, ayudaban a sus padres, quienes se dedican a la peluquería y a la agricultura y la ganadería en un pequeño rancho. Los hermanos y primo cambiaron azadas por instrumentos para conseguir dinero. Sus primeros años en la música fueron muy laboriosos y accidentados, actuando en restaurantes, garitos de medio pelo y, literalmente, donde los dejasen. Se marcharon a Tijuana y Mexicali, donde vivía una tía suya, buscando los dólares de los turistas y de los mexicanos que buscaban diversión en la frontera. Ya en los Estados Unidos, trabajando como ilegales (de donde surge su lucha y apoyo a los mojados, que han cantado en sus grabaciones y apoyado en manifestaciones y demandas legales), siguieron actuando y grabaron los primeros discos, que pasaron sin pena ni gloria hasta que apareció Contrabando y traición (1974).

8 Sus primeros intérpretes fueron los integrantes del mariachi de Joe Flores, El Avileño, que amenizaba las fiestas de los hispanos del área de Los Ángeles. En una de sus actuaciones, lo escuchó Jorge Hernández, uno de los hermanos fundadores de Los Tigres del Norte, quien decidió grabarlo en su próximo álbum con nuevos arreglos, más norteños. Al parecer, el tema ya había sido grabado por Los Alegres de Terán, dueto formado por Tomás Ortiz y Eugenio Márquez, aunque pasó desapercibido.

9 La presencia de la Texana en el cine mexicano se amplió a otras cintas, la mayoría de bajo presupuesto, como Emilio Varela versus Camelia la texana, con dos versión (la primera dirigida por Rafael López Portillo en 1980 y la segunda por Rolando Díaz en 1987), El regreso de Camelia la chicana, de Aurora Martínez, estrenada en el 2000, y Camelia la burrera, de José Luis Vera, que se presentó en el 2005.

10 Los Tigres del Norte, “Margarita la de Tijuana”, álbum Vivan los majados, Discos Fama, 1975.

11 “La dama de la Suburban”, grabada por varios grupos, cuenta la historia de una bella mujer que conduce una camioneta blanca llena de cocaína. Tras superar varios controles por “preciosa”, entrega la carga en San Luis Río Colorado (Sonora). El corrido enaltece la valentía de la mujer, destacando la solidaridad familiar, pues repite el viaje desde Jalisco a la frontera con Estados Unidos en dos ocasiones más con la bendición materna. Carlos y José, “La dama de la Suburban”, en el cedé Clave de jefe, Fonovisa Records, 1996.

12 “Las mujeres también pueden”, en el cedé Jefe de Jefes, de los Tigres del Norte, editado por Univisión Music, 1997.

13 Ociolatino.com, “Los Tigres del Norte: Narcocorrido en La Granja”, 1 de diciembre de 2009, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.ociolatino.com/2009/12/los-tigres-del-norte-narcocorrido-en-la-granja.html

14 En la misma entrevista, y a la pregunta de Adriana Restrepo de si era cierto que la gente les manda cartas contándoles sus vidas para que las transformasen en canciones, Jorge respondió: “Sí, de ahí salen las ideas. Nos llegan cartas, CD, casetes, donde nos cuentan sus historias de cómo pasaron a los Estados Unidos, de todo lo que han sacrificado por llegar al otro lado”. Eltiempo.com, Adriana Restrepo, “Entrevista en BOCAS: Los Tigres del Norte, capos de la música norteña”, 28 de diciembre de 2014, consultado 1 de noviembre de 2016. http://www.eltiempo.com/bocas/entrevista-con-los-tigres-del-norte-en-la-revista-bocas/14900815.

15 Su padre fue productor de varios grupos y propietario del estudio discográfico Cintas Acuario, y su hermano, José Guadalupe Rivera, conocido artísticamente como Lupillo Rivera, es un famoso cantante y compositor.

16 Rivera era licenciada en Empresariales, simultaneando, junto a su carrera musical, una gran cartera de negocios con una línea de ropa, otra de perfumes y cremas, taquerías ambulantes, una inmobiliaria, etc., todos ellos dirigidos a los méxico-americanos. También creó una fundación para ayudar a las mujeres maltratadas (Jenni Rivera Love Foundation), pues ella misma había sido víctima de su primer marido, José Trinidad Marín.

17 El Movimiento Alterado es una corriente musical originaria de Sonora que celebra y enaltece sin tapujos la violencia extrema que provocan los nuevos narcos. Sus “corridos enfermos” van acompañados, generalmente, de videos, fotografías, ropas y otros productos de marketing. Entre los principales intérpretes se encuentran Los Buitres de Sonora, Los Cuates Valenzuela, Los Buchones de Culiacán, Los Primos, Los Buknas de Culiacan, etcétera, y, entre los solistas, a Erik Estrada y El Komander, quizás el cantante más importante de este movimiento.

18 Composición “Sicarias de Arranque”, incluido en su cedé Compas pesado alterado, aparecido en el 2011. Otro ejemplo es “La Sicaria”, del Grupo Sicilia. Sobre esta nueva “vuelta de tuerca” en los narcocorridos, véase Ramírez-Pimienta, 2007 y Ramírez-Pimienta, 2010-2011, 342-348.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Salvador Bernabéu Albert, « La Saga de Camelia la Texana. La mujer en el narco y en el narcocorrido », Conserveries mémorielles [En ligne], #20 | 2017, mis en ligne le 03 avril 2017, consulté le 22 octobre 2017. URL : http://cm.revues.org/2498

Haut de page

Auteur

Salvador Bernabéu Albert

Escuela de Estudios Hispanoamericanos (CSIC)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Conserveries mémorielles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CELAT - Centre interuniversitaire d'études sur les lettres, les arts et les traditions
  • Logo IHTP - Institut d'histoire du temps présent
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Revues.org